La muerte de Jesús

Muy de mañana, los principales sacerdotes prepararon enseguida una reunión con los ancianos, los escribas y todo el Concilio; y atando a Jesús, Lo llevaron y Lo entregaron a Pilato.

“¿Eres Tú el Rey de los Judíos?” le preguntó Pilato.

“Tú lo dices,” respondió Jesús.

Y los principales sacerdotes Lo acusaban de muchas cosas. De nuevo Pilato Le preguntó: “¿No respondes nada? Mira de cuántas cosas Te acusan.”

Pero Jesús no respondió nada más; de modo que Pilato estaba asombrado.

Ahora bien, en cada fiesta Pilato acostumbraba soltarles un preso, el que ellos pidieran. Y uno llamado Barrabás había sido encarcelado con los rebeldes que habían cometido homicidio en la insurrección. Cuando la multitud subió, comenzó a pedirle a Pilato que hiciera como siempre les había hecho.

Entonces Pilato les preguntó: “¿Quieren que les suelte al Rey de los Judíos?” Porque sabía que los principales sacerdotes Lo habían entregado por envidia.

Pero los principales sacerdotes provocaron a la multitud para que le pidiera que en vez de Jesús les soltara a Barrabás. Pilato les preguntó: “¿Qué haré, entonces, con el que ustedes llaman el Rey de los Judíos?”

Ellos le respondieron a gritos: “¡Crucifícalo!”

Y Pilato les decía: “¿Por qué? ¿Qué mal ha hecho?”

Y ellos gritaban aún más: “¡Crucifícalo!”

Pilato, queriendo complacer a la multitud, les soltó a Barrabás; y después de hacer azotar a Jesús, Lo entregó para que fuera crucificado.

Entonces los soldados llevaron a Jesús dentro del palacio, es decir, al Pretorio, y convocaron a toda la tropa Romana. Lo vistieron de púrpura, y después de tejer una corona de espinas, se la pusieron; y comenzaron a gritar: “¡Salve, Rey de los Judíos!” Le golpeaban la cabeza con una caña y Le escupían, y poniéndose de rodillas, Le hacían reverencias. Después de haberse burlado de Jesús, Le quitaron el manto de púrpura, Le pusieron Sus ropas y Lo sacaron para que fuera crucificado.

Y obligaron a uno que pasaba y que venía del campo, Simón de Cirene, padre de Alejandro y Rufo, a que llevara la cruz de Jesús.

Lo llevaron al lugar llamado Gólgota, que traducido significa Lugar de la Calavera. Trataron de dar a Jesús vino mezclado con mirra, pero El no lo tomó. Cuando Lo crucificaron, se repartieron Sus vestidos, echando suertes sobre ellos para decidir lo que cada uno tomaría.

Era la hora tercera cuando Lo crucificaron. La inscripción de la acusación contra El decía: “EL REY DE LOS JUDIOS.”

Crucificaron con El a dos ladrones; uno a Su derecha y otro a Su izquierda.  Y se cumplió la Escritura que dice: “Y con los transgresores fue contado.”

Los que pasaban Lo injuriaban, meneando la cabeza y diciendo: “¡Bah! Tú que destruyes el templo y en tres días lo reedificas, ¡sálvate a Ti mismo descendiendo de la cruz!” De igual manera, también los principales sacerdotes junto con los escribas, burlándose de El entre ellos, decían: “A otros salvó, El mismo no se puede salvar. Que este Cristo, el Rey de Israel, descienda ahora de la cruz, para que veamos y creamos.” Y los que estaban crucificados con El también Lo insultaban.

Cuando llegó la hora sexta, hubo oscuridad sobre toda la tierra hasta la hora novena. Y a la hora novena Jesús exclamó con fuerte voz: “Eloi, Eloi, ¿lema sabactani?” que traducido significa, “Dios mio, Dios mio, ¿por que Me has abandonado?”

Algunos de los que estaban allí, al oírlo, decían: “Miren, está llamando a Elías.”

Entonces uno corrió y empapó una esponja en vinagre, y poniéndola en una caña, dio a Jesús a beber, diciendo: “Dejen, veamos si Elías Lo viene a bajar.”

Pero Jesús, dando un fuerte grito, expiró. Y el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo.

Viendo el centurión que estaba frente a El, la manera en que expiró, dijo: “En verdad este hombre era Hijo de Dios.”

Había también unas mujeres mirando de lejos, entre las que estaban María Magdalena, María, la madre de Jacobo el menor y de José, y Salomé, las cuales cuando Jesús estaba en Galilea, Lo seguían y Le servían; y había muchas otras que habían subido con El a Jerusalén.

Ya al atardecer, como era el día de la preparación, es decir, la víspera del día de reposo, vino José de Arimatea, miembro prominente del Concilio, que también esperaba el reino de Dios; y llenándose de valor, entró adonde estaba Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús. Pilato se sorprendió de que ya hubiera muerto, y llamando al centurión, le preguntó si ya estaba muerto.

Y al comprobar esto por medio del centurión, le concedió el cuerpo a José, quien compró un lienzo de lino, y bajando el cuerpo de la cruz, Lo envolvió en el lienzo de lino y Lo puso en un sepulcro que había sido excavado en la roca; e hizo rodar una piedra a la entrada del sepulcro. Y María Magdalena y María, la madre de José, miraban para saber dónde Lo ponían.

Marcos

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El amor, La vida, Libros, Literatura y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una Respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s