Sentimientos de culpa

Pues ya que la Ley sólo tiene la sombra de los bienes futuros y no la forma misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que ellos ofrecen continuamente año tras año, hacer perfectos a los que se acercan. De otra manera, ¿no habrían cesado de ofrecerse, ya que los adoradores, una vez purificados, no tendrían ya más conciencia de pecado? Pero en esos sacrificios hay un recordatorio de pecados año tras año.

Porque es imposible que la sangre de toros y de machos cabríos quite los pecados.

Por lo cual, al entrar Cristo en el mundo, dice: “Sacrificio y ofrenda no has querido, pero un cuerpo has preparado para Mi; en holocaustos y sacrificios por el pecado no te has complacido. Entonces dije: ‘Aqui estoy, Yo he venido (en el rollo del libro esta escrito de Mi) para hacer, oh Dios, Tu voluntad.’”

Habiendo dicho anteriormente: “Sacrificios y ofrendas y holocaustos, y sacrificios por el pecado no has querido, ni en ellos Tu te has complacido” (los cuales se ofrecen según la Ley), entonces dijo: “He aqui, yo he venido para hacer Tu voluntad.”

El quita lo primero para establecer lo segundo. Por esa voluntad hemos sido santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo ofrecida una vez para siempre.

Ciertamente todo sacerdote está de pie, día tras día, ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados. Pero Cristo, habiendo ofrecido un solo sacrificio por los pecados para siempre, se sento a la diestra de Dios, esperando de ahí en adelante hasta que Sus enemigos sean puestos por estrado de Sus pies. Porque por una ofrenda El ha hecho perfectos para siempre a los que son santificados.

También el Espíritu Santo nos da testimonio. Porque después de haber dicho: “Este es el pacto que hare con ellos despues de aquellos dias, dice el Señor: Pondre Mis leyes en su corazon, y en su mente las escribire,” añade: “Y nunca mas Me acordare de sus pecados e iniquidades.”

Ahora bien, donde hay perdón de estas cosas, ya no hay ofrenda por el pecado.

Anónimo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El amor, La vida, Libros, Literatura y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una Respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s